Loading...
Metodología2017-09-22T09:20:08+00:00

NUESTRA FILOSOFÍA

¿Todo el mundo puede aprender a pintar? Rotundamente SÍ

Si sabes escribir tu nombre en un papel y tienes dedos suficientes para agarrar un pincel, puedes.

Nos han introducido en la cabeza desde pequeños la (absurda) idea del genio, de la facilidad innata, el don del dibujo. Demasiada gente deja de pintar porque “es incapaz”, porque “me encantaría pero solo se dibujar un seis y un cuatro”, porque “ojalá, pero yo dibujo como un niño de tres años”. Olvida eso. A pintar se aprende. Los grandes maestros empezaron haciendo lastimosos dibujos, practicaron hasta hacer dibujos decentes, practicaron hasta hacer dibujos excelentes, y practicaron hasta que sus trabajos parecieron estaban tocados por la mano de dios. Practicaron. El talento es el resultado de una buena base teórica, mucha pasión y trabajo, curiosidad, paciencia, tiempo y muchos otros factores.

¿Es facil,  es rápido, puedo convertirme en artista en un abrir y cerrar de ojos? La respuesta a esa pregunta es algo más compleja, pero podríamos resumirla en un “NO”.

Aprender el arte de la pintura exige entrega, dedicación, capacidad de sacrificio y mucho amor por lo que haces. En la Academia Punctum nuestro trabajo es enseñarte a transitar los caminos que hay para dominar este arte, y elegir los más acordes a tu personalidad. Pero no intentaremos engañarte: hay muchos caminos, pero ningún atajo. Cada vez proliferan más los talleres de quita y pon, las promesas milagrosas de trucos para ser un artista de la noche a la mañana, el “aprende a pintar y cuelga tu cuadro en instagram”. No creemos en eso, y si es eso lo que buscas, te deseamos suerte pero no somos lo que necesitas.

Claro que hay muchos sistemas, métodos, y valiosísimos consejos nacidos de la experiencia de muchos maestros a lo largo de siglos. Pero como cualquier arte, dominarlo lleva un tiempo.

No obstante, la recompensa, la satisfacción, eso si es algo rápido. Los progresos si que se notan en el día a día. Harás cosas rápidamente que no creías que podías hacer. Aprenderemos a disfrutar incluso de nuestros errores, que son los mejores maestros.

METODOLOGÍA

Aprender a pintar implica, en primer lugar, aprender a mirar.  Comprender la estructura de lo que vemos. Comprender la lógica que rige la luz y de qué manera afecta a lo que vemos. Entender la perspectiva.  Entender lo que vemos, advertir los engaños que nos juega la percepción continuamente.

Antes de comenzar el curso, definiremos las necesidades específicas del alumno, sus objetivos a cumplir y le aconsejaremos la metodología más adecuada.

Pese a adaptarnos a cada alumno, hay aspectos de la enseñanza pictórica que son comunes para todo el mundo: un sólido dibujo, valores adecuados (relación entre luces y sombras), y relaciones cromáticas precisas, son elementos de la pintura figurativa que no pueden dejarse al azar independientemente del estilo de cada artista.

Medidas, proporciones, control del trazo… no solo para la pintura, el dibujo es esencial para encarar prácticamente cualquier disciplina artística en la que exista una idea a representar. Por eso, el dibujo nos acompañará a lo largo de todo el curso (y de nuestra carrera artística) y dependiendo del nivel del alumno, haremos mucho más hincapié en ello en los comienzos, hasta asegurar la soltura imprescindible para encarar cualquier tipo de proyecto.

Hay muchos acercamientos posibles al dibujo; desde los más básicos, con modelos tridimensionales de escayola (para asegurar una comprensión sin distracciones de la relación entre la luz, la sombra y la forma) a modelos más complejos, terminando por supuesto con quizá el más completo y enriquecedor de todos: el dibujo del natural.

En la escuela de pintura Punctum te enseñaremos a planificar un cuadro desde el principio, idea, composición, etc.  Y una vez elegido el motivo, pintar con un objetivo definido; interpretar, trascender la fotografía (si pintamos basándonos en ella), decidir qué es esencial y qué es anecdótico dentro de lo que vas a representar… y te acompañaremos a lo largo de todo el proceso hasta llegar a la obra terminada.